12-02-2017 – Nueva Ciudad: “Si no hay una primaria, no hay espacio para Cambiemos en la Ciudad”

Facebooktwittergoogle_plusmail

Entrar al despacho de Hernán Rossi en la Legislatura es encontrarse con una explosión de rojo y blanco. Los colores aluden a una doble pasión del legislador de la UCR: el radicalismo y River. Rossi es una de las piezas clave en el armado de Martín Lousteau en la Ciudad de Buenos Aires, que la semana pasada recibió el respaldo de la UCR nacional para jugar por afuera si en el PRO no se avienen a habilitar una primaria con el actual embajador argentino en Estados Unidos. “Que no jueguen al borde del calendario electoral”, le reclama a los macristas sobre la posibilidad de que se unifiquen las elecciones porteñas con las nacionales.

-¿Cómo se prepara ECO para las elecciones de este año?

-Nosotros tenemos como objetivo honrar el lugar que nos dieron los porteños en la última elección, que fue ocupar el espacio de la oposición. Pretendemos que esto esté presente en la elección porteña.

-¿Cambia algo si Larreta decide unificar las elecciones?

-Siempre abogamos porque los procesos electorales tengan la máxima transparencia para que haya igualdad de condiciones en la competencia política. Nos gustaría que si es intención del Gobierno de la Ciudad desdoblar las elecciones legislativas locales de las nacionales se lo comunique a las fuerzas políticas con representación parlamentaria lo antes posible, más allá de calendario electoral. Que no jueguen al borde del calendario electoral.

-¿Una elección unificada con las nacionales no obtura el debate de la Ciudad?

-Muchos de los temas que interesan a los porteños tienen que ver con asignaturas pendientes de la autonomía porteña y tienen que ver con una articulación entre el Congreso nacional y la Legislatura. El debate sobre la Ciudad siempre va a estar presente. Por supuesto, la elección tiende a nacionalizarse, pero ECO está preparado para dar la discusión en ambos lugares. De hecho, Lousteau fue diputado nacional antes de aceptar la embajada en Estados Unidos y siempre tuvo en claro que su compromiso está con los porteños.

-¿Lo ve a Lousteau dispuesto a dejar la Embajada para ser candidato este año?

-Cuando el Presidente le ofreció a Martín la gran responsabilidad de ser embajador en Estados Unidos, Lousteau le dijo muy claramente que no renunciaba a seguir trabajando por la Ciudad de Buenos Aires. Esto incluía la posibilidad de competir en las elecciones porteñas, tanto en estas que tenemos a la vuelta de la esquina como las de 2019, que van a ser por la jefatura de Gobierno. En ese momento, el Presidente le dijo que, bueno, que le parecía bien. Y que lo que él le estaba ofreciendo no contrariaba para nada las intenciones de Lousteau de competir en las elecciones. A ese compromiso que establecieron los dos nos remitimos.

-Pero, ¿vuelve este año?

-Lousteau está cumpliendo con su tarea de embajador. Hoy es esa su prioridad. Pero por supuesto que llegado el momento si el espacio ECO decide que Martín debe competir, se lo comunicará a Presidente y esto no debería ser dramático para nadie, porque está conversado desde el momento que le ofreció el cargo.

-¿Lousteau está dispuesto a competir en cualquier instancia? ¿Podría encabezar la lista de legisladores porteños?

-No, esa estrategia es algo que todavía en el espacio ECO no hemos definido. Hasta no tener muy en claro en qué fecha se va a competir tampoco nosotros nos sentimos apurados por tomar una definición en ese sentido. Lo que sí decimos –y lo dice Martín también- es que ECO va a estar presente en la elección. Tanto en las legislativas locales como en las nacionales. ECO puede participar en una interna de Cambiemos como puede participar, al igual que lo hizo en las últimas elecciones, por fuera de Cambiemos en el caso de que no haya condiciones políticas para que se arme en el distrito.

-¿Cuáles son las condiciones para que se forme Cambiemos porteño?

-Es lo deseable que a casi dos años de constituida la coalición que Cambiemos funcione de la manera más institucional posible, porque eso le da tranquilidad a todos los socios políticos. Y lo hace más parecido a una coalición y menos parecido a una simple alianza electoral táctica. Por supuesto que en cada distrito hay particularidades. Desde el radicalismo porteño sentimos muy fuerte la solidaridad del radicalismo nacional para con la situación del distrito. ¿Cuál es? El distrito tiene, por primera vez en muchos años, una propuesta muy clara que un conjunto importante de los porteños acompañó, lo que quedó demostrado en el último ballotage. Y tenemos, además, un candidato competitivo. En el caso del radicalismo de la Ciudad de Buenos Aires, aspiramos a poder competir en las PASO para poder, en todo caso, definir con el PRO la lista de candidatos que surja de esas PASO, sino también el perfil de un gobierno. En caso de que nosotros ganáramos las primarias, tendría un perfil mucho más progresista y mucho más vinculado a un conjunto de prioridades que el PRO no atiende adecuadamente en la Ciudad de Buenos Aires. Sería un gobierno de Cambiemos, no del PRO, en la Ciudad de Buenos Aires. Ese es el sentido que tenemos desde ECO para exigir que haya PASO en la Ciudad como condición para constituir Cambiemos. Si no, no tiene ningún sentido, porque seguiría siendo un Gobierno del PRO al cual le sumarían una mayoría legislativa, que me parece que es lo que más está buscando el jefe de Gobierno. No me parece sano para los porteños, ni para la coalición Cambiemos.

-Si ustedes terminan acordando ir a primarias con el PRO, ¿pasan a formar parte del oficialismo en la Ciudad?

-Sí, pero con primarias. Y nosotros aspiramos a ganar esas primarias. Y el que gana esas primarias es el que establece el rumbo de las cosas. Por supuesto, integrándonos. Entendemos que no solo integraríamos listas, sino que tendríamos la capacidad de corregir las políticas públicas en la Ciudad de Buenos Aires. Si no lo podemos hacer, porque no nos dejan competir, preferimos honrar a la ciudadanía desde afuera. Ahí ya no competiríamos con Cambiemos, sino con el PRO.

-¿Quiénes ponen obstáculos para un acuerdo?

-Eso hay que preguntárselo al PRO. Yo escuché al vicejefe de Gobierno y al presidente del bloque del PRO decir que no había condiciones ni espacio para una primaria de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires. Si no hay espacio para una primaria, no hay espacio para Cambiemos en la Ciudad.Entiendo que el PRO prefiere una lista única porque no se siente convencido de sus candidatos posibles, ni se siente confiado con su gestión de Gobierno.

Rossi nació en Colonia Aldao, Santa Fe. Vivió allí hasta los 18 años. Trabajó haciendo repartos para un verdulero y de peón de albañil para juntar la plata para el viaje de egresados en Bariloche. Luego partió hacia la capital de Santa Fe, donde estudió Derecho y comenzó su militancia en el radicalismo. En 2000, como parte de Franja Morada –de la que fue secretario general-, comenzó a viajar por el país. En 2004, se vino a vivir a la Ciudad de Buenos Aires. “Soy porteño por elección. No viví mi llegada acá como algo agobiante”, comenta. Fue presidente de la Juventud Radical y estuvo a cargo de la imprenta del Congreso cuando Julio Cobos era vicepresidente. También fue director del Centro Sábado y fundó el Instituto Moisés Lebensohn.

-Si se presenta Elisa Carrió, ¿lo neutraliza a Lousteau?

-Primero, Elisa Carrió es una figura muy importante no solo en la Ciudad sino para el país. Y es importante el rol que cumplió junto con Ernesto Sanz en la conformación de Cambiemos. Si Carrió decidiera participar de la elección porteña, no sólo puede hacerlo formando parte de una lista del PRO. También puede hacerlo con ECO. Tené en cuenta que ECO nació como nueva versión de UNEN y la Coalición Cívica fue socia fundadora junto con el radicalismo, el socialismo y Confianza Pública. Así que no está claro que Carrió tenga que participar en la lista del PRO, más allá de que los macristas todos los días por los medios de comunicación le están haciendo un convite para que forme parte de su lista. ECO tiene muy buen diálogo con Carrió y estamos con una razonable expectativa de que podamos tener un camino común, dado que nos sentimos más cerca de la CC y del socialismo que del PRO.

-¿Y si Carrió decide ir en la otra lista?

-Si se diera eso, tampoco habría problema porque nosotros ya hemos competido en unas PASO con Carrió siendo Martín Lousteau candidato. Esa elección la ganó Carrió y salimos segundos. No sólo la relación política no se complicó, sino todo lo contrario: se terminó fortaleciendo. Martín no tiene problema en competir, en el caso de que los dos decidan ser candidatos. Eso enriquecería el debate. Los dos son de los mejores políticos que tiene la Argentina.

-¿Preferirían que Carrió se presente en provincia?

-Lo que preferimos es que Carrió construya con nosotros. Después, la realidad indicará que es lo posible.

A Rossi le gusta viajar, por el país y por el mundo, lo que alguna vez le deparó algún susto. Como el año pasado, cuando aterrizó en Estambul en el momento que se intentaba dar un golpe de Estado contra el presidente Recep Erdogán. Rossi quedó varado en el aeropuerto de Estambul durante 24 horas, en el VIP de Air Turkish. Los empleados en un momento se fueron y quedaron los pasajeros solos. Por suerte, estaban las heladeras llenas. La razón de que los abandonara a su suerte no la concocían: Erdogán había decidido dar una conferencia de prensa en ese mismo aeropuerto. “Buena parte de los ciudadanos que apoyaban a Erdogán marcharon hacia el aeropuerto. Los veíamos venir y el tema es que no sabíamos quienes eran, ni a qué venían. Encima, los aviones militares que habían cerrado el espacio aéreo pasaban rasantes sobre el aeropuerto. Se escuchaban las bombas, porque estaban combatiendo ahí cercan, sobre el puente que cruza el Bósforo. No teníamos información. Tuvimos algunos momentos de mucha tensión”, recuerda Rossi. Finalmente, pudo despegar y siguió viaje hacia China.

-¿Qué valoración hace del primer año de la gestión de Larreta?

-Prefiero analizar los nueve años del PRO, dado que Larreta fue el ministro todopoderoso durante los ocho años de Macri en la Ciudad. El oficialismo tiene un presupuesto privilegiado: salda el gasto fijo con la mitad del presupuesto, cuando en casi todas las provincias es el 98 por ciento. Gobernar la Ciudad es para lucirse. La Ciudad de Buenos Aires no tendría que tener gente en situación de calle, no tendría que tener los problemas de vacantes que tiene todos los años, tendría que tener los docentes mejor pagos, no tendría que tener el déficit estructural en el sistema de salud. Claramente, la Ciudad no tendría que acordarse ahora, luego de nueve años de gobierno, de que hay que urbanizar las villas. La Ciudad tiene 48 villas. Larreta se presenta como el gran urbanizador y nos ofrece urbanizar la villa 20, la 31 y un par de asentamientos pequeños. Además, cuando miramos de qué se tratan los proyectos de urbanización, nos dejan incógnitas sobre si son proyectos que van en serio o si son maquillaje para mostrarse con un perfil un poco más social en un año electoral. Hasta ahora, pusieron unas empresas con dudosas licitaciones a construir algunas casas. Y en la Villa 31 parece que fuera más importante la traza de la autopista Illia que la relocalización de las familias. Y reitero: se acordaron ocho años después de haber empezado a gobernar. Por eso, el perfil urbanizador del jefe de Gobierno me deja muchas dudas.

-¿Cómo analiza el comienzo de la Policía de la Ciudad?

– La Policía de la Ciudad está construida sobre dos experiencias muy diferentes: la vieja Policía Federal, con todos los problemas que tiene, y la experiencia más reciente de la Metropolitana, que se pudo construir sin muchos vicios de la vieja policía. La fusión de las dos policías está trayendo un conjunto de problemas. Nosotros se los advertimos. El resultado es una mixtura donde se conservan muchas de las cosas no deseables de la Federal. Creo que es un proceso difícil, con el Estado nacional razonablemente retirándose de la Ciudad, pero con una cantidad de conflictos. Estuvo el asesinato de Brian en Flores y el caso de los manteros de Once. Fueron dos sacudones que pusieron sobre el tapete el accionar de la policía de la Ciudad.

-¿Cómo vio la forma en la que se condujeron con los manteros?

-Nosotros claramente estamos a favor de que se recupere el espacio público y que vuelva a ser de todos. También con que el comercio se practique en lugares para los que se paga impuestos. Y que la Ciudad debe encontrarle los lugares adecuados a todo este tipo de economías. No puede ser una decisión de los manteros instalarse en cualquier lugar. Acompañamos la decisión del Gobierno porteño de reordenar el espacio público, pero creemos que tiene que ser con diálogo. Creemos que un Gobierno democrático que llega a la instancia de utilizar la fuerza pública para hacer cumplir algo que está bien que se lleve adelante, pero que requiere una compleja negociación, es un fracaso de la política. Luego, de hecho, terminaron cediendo y ofreciendo a los manteros una cifra de dinero para que se capaciten. Tenemos muchas dudas de si eso es una capacitación o si es terminar descomprimiendo un conflicto que generaron por inoperancia y por incapacidad de dialogar. Más que poner el acento en la Policía de la Ciudad, yo lo pongo en la inoperancia de los funcionariosque debieron negociar con los vendedores ambulantes para que no se llegara a la instancia de que tuvieran que intervenir las fuerzas públicas. Fue la inoperancia de los funcionarios, con el jefe de Gobierno a la cabeza.

Sobre el Autor: H.R.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.