Home > 2017 > Exp. 2760-D-2017 – REPUDIO AL ACCIONAR DE LA POLICÍA CONTRA MARIANA GÓMEZ, MOTIVADO POR SU ORIENTACIÓN SEXUAL
Facebooktwittergoogle_plusmail

INGRESADO – AUTOR


 

[PROYECTO DE DECLARACIÓN]

 

 

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires repudia enérgicamente el accionar del personal de la Policía de Ciudad contra  Mariana Gómez motivado por su orientación sexual en la estación Constitución de la Línea C de Subterráneos. Asimismo bregamos por el esclarecimiento de los hechos.


            Señor Presidente:

El día 2 de octubre Mariana Gómez, de 24 años, se encontraba junto con su esposa, Rocío, en la estación Constitución de la Línea C del subte  besándose cuando fue interceptada por personal de la Policía de la Ciudad con la excusa de que estaba fumando un cigarrillo en un sector no autorizado, en un claro ataque por su orientación sexual.

La detención, además de ser irregular, fue violenta. El momento fue filmado por un testigo y rápidamente viralizado en las redes sociales. En las imágenes puede observarse cómo dos agentes de la fuerza de seguridad arrastraron a Mariana, la pusieron boca abajo y la detuvieron. De acuerdo con la denuncia, los policías comenzaron a intimidar a las jóvenes, trataron de «pibe» a Gómez y luego la golpearon.

Gómez fue trasladada a la comisaría de la policía porteña ubicada en la estación Boedo de la línea E del subte, acusada de “resistencia a la autoridad y desacato”. Pasadas las 21 hs del mismo día se ordenó la liberación de la joven.

La aplicación de las normas internacionales de derechos humanos se rige por los principios de universalidad y no discriminación consagrados en el artículo 1 de la

Declaración Universal de Derechos Humanos, que dice que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos». Todas las personas, incluidas las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, tienen derecho a gozar de la protección de las normas internacionales de Derechos Humanos, en particular con respecto a los derechos a la vida, la seguridad de la persona y la intimidad, el derecho a no ser sometido a torturas ni detenciones arbitrarias, el derecho a no ser sometido a discriminación y el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica.

Reafirmando el compromiso determinado de los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos con la erradicación total e incondicional de toda forma de discriminación e intolerancia, y la convicción de que tales actitudes discriminatorias representan la negación de valores universales como los derechos inalienables e inviolables de la persona humana y de los propósitos y principios consagrados en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Carta Social de las Américas, la Carta Democrática Interamericana, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos;

Reconociendo la obligación de adoptar medidas en el ámbito nacional y regional para fomentar y estimular el respeto y la observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos los individuos y grupos sometidos a su jurisdicción, sin distinción alguna por motivos de sexo, edad, orientación sexual, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra naturaleza, origen social, posición económica, condición de migrante, refugiado o desplazado, nacimiento, condición infectocontagiosa estigmatizada, característica genética, discapacidad, sufrimiento psíquico incapacitante o cualquier otra condición social;

Y por último teniendo en cuenta que el Artículo 11 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el cual «se reconoce y garantiza el derecho a ser diferente, no admitiéndose discriminaciones que tiendan a la segregación por razones o con pretexto de raza, etnia, género, orientación sexual, edad, religión, ideología, opinión, nacionalidad, caracteres físicos, condición psicofísica, social, económica o cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo.
La Ciudad promueve la remoción de los obstáculos de cualquier orden que, limitando de hecho la igualdad y la libertad, impidan el pleno desarrollo de la persona y la efectiva participación en la vida política, económica o social de la comunidad.»

Basándose en todo lo expuesto previamente la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires repudia enérgicamente lo sucedido, pide el esclarecimiento de los hechos y la identificación de los responsables a través de la aprobación de este proyecto.

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*